1 er TRASPLANTE DE CORNEA ENDOTERIAL EN CANARIAS Dr. Jorge Alvarez Marín

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El oftalmólogo Jorge Álvarez Marín, coordinador de la sección Polo Anterior del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC), ha llevado a cabo con éxito el pasado viernes la primera intervención que se realiza en Canarias de trasplante de córnea endotelial (DMEK), una técnica que permite realizar esta intervención sin suturas y con mayores garantías de recuperación de la visión.La intervención, que duró poco más de media hora, se llevó a cabo sobre un paciente que prácticamente ya no veía nada del ojo operado debido a un problema secundario a una cirugía de catarata, y que ya está recuperando vista tras la operación. Se trata de una cirugía en la que se trasplanta solamente la cara posterior de la córnea realizando una incisión de tres milímetros y sustituyendo solamente las partes dañadas, preservando las capas anteriores normales del paciente.

 Esta práctica está siendo aplicada aún por muy pocas clínicas y hospitales en la península y es la primera vez que se realiza en Canarias, lo que supone, según indica el doctor Álvarez, “un gran paso en la cirugía oftalmológica, pues “con esta técnica, mínimamente invasiva, los pacientes podrán beneficiarse de una recuperación visual y posoperatoria mucho más rápida sin sufrir las secuelas que conlleva la cirugía convencional”.

Este procedimiento permite una recuperación visual muy rápida, a veces en días, y una calidad de visión mayor que la técnica tradicional utilizada hasta ahora, la queratoplastia penetrante, ya que no induce casi astigmatismo. Al no cortarse y retirar todas las capas de la córnea del paciente, la operación no precisa sutura, siendo mucho más rápida y segura que la operación convencional.La recuperación del paciente se produce también en menos tiempo (de diez a doce semanas), mientras que en la queratoplastia tradicional, el paciente precisa entre dieciséis y veinte puntos que no se pueden retirar hasta pasado un año, la recuperación visual es más lenta y el astigmatismo residual más elevado.Esta técnica sólo está indicada para aquellas enfermedades corneales que afectan a la cara posterior de la cornea (cara endotelial), como son las distrofias endoteliales (distrofia de Fuchs) y las descompensaciones corneales por traumatismos o intervenciones (como la facoemulsificaciónde la catarata).